André Peltier

“Ante cualquier caso, lo único que importa es sobrevivir.”

El venerable Lord Peltier es un hombre de estatura corta, acogido por sobrepeso, pero bastante activo para su edad. Su cabello es plateado, y su cara carente de barba. Utiliza un poblado bigote. Sus ojos son de color verde, considerablemente vivos y atentos. Su cara es, obviamente, arrugada, sus mejillas abultadas. Sufre de prognatismo, pues su mandíbula inferior saca al menos un centímetro a la superior. Su ágil mente se ha mantenido a pesar de sus años, y efectivamente sigue siendo la voz de su Casa para todo asunto. Gracias a su edad, hizo de Megrande su hogar, pues los constantes viajes entre la Sala de Copas, su ancestral hogar, y la capital hacian estragos en su salud.

Lord Peltier es un hombre cuidadoso, dado a la paranoia y a la extrema previsión. Es sumamente desconfiado, pues la posición de su Casa es sumamente frágil, y considera que todo aquel interesado en ayudarle no es más que un vuitre buscando alimentarse de los restos. Por consecuente, es una Casa que carece de fuertes amistades dentro de Tulipe. Los esfuerzos de Lord Peltier se han enfocado en recursos extranjeros, como Gules y Cour-mér. Ésto ha levantado muchas cejas en la capital, pero hasta ahora el viejo Lord ha sido totalmente transparente en sus interacciones con los foraneos.

Por varios años ha mantenido una agresiva relación con Lord Leroy – la cercanía de sus Casas y la constante lucha de intereses es tema de conversación en Megrande, pues a pesar del poder de Lord Leroy, Lord Peltier ha logrado mantener estable su Casa frente a la tormenta del León en la Luna.

El adviento de la Guerra ha provocado que el Lord Peltier haya abandonado Megrande – su lealtad es cuestionada.

André Peltier

La Guerra de Tulipanes richterbrahe